Mucho tiempo ha pasado desde aquellas oficinas, en las que el ruido de las máquinas de escribir, y de las fotocopiadoras y el humo del tabaco eran cosa normal. Poco a poco, las máquinas han sido sustituidas por ordenadores e impresoras, primero de agujas, y luego de inyección y laser... De acuerdo, algunas láser ya coexistían con las de agujas y todavía hay impresoras de agujas por ahí chirriando, pero son casos excepcionales.

A la hora de realizar tareas sencillas, como es fotocopiar un DNI, muchos empleados tienden a hacerlo como se ha hecho toda la vida, esto es, copiar una cara, voltear el original, colocar la copia en la bandeja de paso o en el cajón y copiar el dorsal. Como véis, este sistema es sencillo e intuitivo, aunque en entornos en los que varios compañeros comparten la misma máquina puede dar lugar a que la hoja destinada al DNI acabe en algún informe o factura.

Las máquinas modernas, por lo general, disponen de dos métodos para realizar esta tarea,

  • Uno sería combinar dos originales de la mitad de tamaño de un A4, esto es, dos A5.
  • El otro consiste en usar las funciones de combinación y transparencia.


El primer método es el más sencillo, aunque para algunas administraciones públicas no es válido, ya que exigen que la cara del documento y el reverso estén contiguos de manera horizontal. Se realiza de la siguiente forma:

Leer más: Sobrevivir en la oficina (I): Fotocopiar un DNI

Esteban Gómez, Concesionario Oficial Olivetti. c/ Emperador Adriano, 18, 23740 Andújar (Jaén) tlf: 953 50 49 50. Todos los derechos reservados

Tienda de informática, reprografía y ofimática. Ordenadores, servidores, portátiles, fotocopiadoras, multifuncionales, mobiliario de oficina

Esta página usa cookies para ofrecer un servicio personalizado.

Cambie la configuración de su navegador para preservar su privacidad.

Acepto